Una muestra burda del patriarcado

El sábado 24 de agosto, a pocos días de inaugurarse la muestra fotográfica sobre aborto 11 semanas, 23 horas, 59 minutos, un grupo de personas, mayoritariamente varones, se hicieron presentes en las puertas del Palais de Glace y agredieron verbalmente y amenazaron a través de panfletos a las fotógrafas y a la exposición. “Asistimos a una pelea de nacionalistas y hombres, donde los hombres son los que tienen que hablar sobre la mujer, son los que determinan cómo funciona la sociedad, cómo funciona la familia” observan las autoras.

Por Chiara Boschiero

COMUNICAR IGUALDAD- Guadalupe Gómez Verdi, Lisa Franz y Lea Meurice -autoras de la exposición fotográfica 11 semanas, 23 horas, 59 minutos- estaban presentes el sábado 24 de agosto, cuando se escucharon gritos y amenazas nacionalistas por un grupo de 40 personas frente al Paláis de Glace, que distribuyeron también panfletos racistas contra las dos fotógrafas extranjeras. 

¿Pueden contarnos con más detalles que pasó?

patriarcGuadalupe Gómez Verdi: Ya sabíamos que estaba circulando en internet un llamado para una marcha de repudio a la exposición y a Amnistía Internacional, organizada para el sábado 24 de agosto frente al Paláis de Glace. A las 17hs estaban manifestando unas 40 personas, 95% hombres, la mitad estaba con la cara cubierta y con palos y bombos. Lo primero que hicieron fue pegar papeles que decían que el aborto era asesinato, debajo de imágenes de fetos. Empezaron a cantar el himno nacional argentino…así que quedó claro que los que estaban allí eran principalmente grupos nacionalistas antes que católicos. Después se escucharon gritos violentos que pasaron desde “feministas a la hoguera” y “el aborto es racista”, al acceso de “aborto a los judíos”…entonces, ¿de qué estamos hablando? Yo me esperaba estos discursos de siempre, que defienden la vida por nacer antes que la vida de la mujer, porque la mujer en esta sociedad para ellos no tiene ningún derecho a decidir. Creo que entienden que la mujer está concebida para concebir, que es un medio para llegar a la vida y no es una vida en sí misma. Lo más grave fue un panfleto que hicieron en contra de mis compañeras Lea y Lisa por ser extranjeras. Yo no estaba en este panfleto, porque soy argentina. Los panfletos intimaban a que Lea y Lisa se vayan del país, en cuanto “asesinas de argentinos”. En ese momento había muchos extranjeros asistiendo a la exposición, entonces empezamos a escuchar “extranjeros asesinos de argentinos”, para después pasar a mencionar el liberalismo, neoliberalismo, Kissinger, colonialismo, o sea estaban nombrando toda la historia colonialista del siglo XX. Entonces creo que se fueron de tema…y al final era eso de que hablan: la disputa en contra de los extranjeros. Asistimos a una pelea de nacionalistas y hombres, donde los hombres son los que tienen que hablar sobre la mujer, son los que determinan cómo funciona la sociedad, cómo funciona la familia. Cuando les preguntamos por qué no había mujeres, nos contestaron: “porque no queremos que vengan acá nuestras mujeres, porqué las feministas las maltratan, le escupen”. Esto es lo que se vivió este día. Los dejamos hablar y dijeron lo que tenían para decir. Pero nosotras filmamos todo y así denunciamos que todavía en Argentina se habla de esa manera violenta y racista. No tenemos miedo porque estamos recibiendo mucho apoyo.

Léa Meurice: Yo nunca había visto antes estos grupos católicos nacionalistas en Argentina. Muchos eran parte del llamado Movimiento Bastón. Estaban desorganizados y mezclaban los temas. Además eran todos hombres. La marcha es la demostración que nuestro trabajo ha alcanzado su objetivo: romper con los estereotipos y sacar el aborto del silencio. La exposición molesta porque cuenta la realidad tal cual es, denunciando una sociedad enferma, que no sabe reflexionar sobre sí misma.

Lisa Franz: Lo que nos puso contentas es que las protestas dieron más visibilidad a la muestra. Los medios compararon los hechos del sábado 24 con la marcha nacionalista que manifestó en contra de la obra “la civilización occidental y cristiana” (1965) de León Ferrari, un montaje compuesto por un cristo de santería crucificado en un avión bombardero FH107.  A distancia de décadas estos grupos nacionalistas siguen existiendo y tienen voz.

Notas relacionadas:

Rompiendo tabúes sobre el aborto ilegal

Amnistía Internacional: “Es el momento de debatir en Argentina la despenalización del aborto”.

 

Post a Comment

*
* (will not be published)