“Nosotros apuntamos a las situaciones del día a día que son justamente las más difíciles de percibir”

Estudiante de Derecho en la Universidad de Buenos Aires y activista de Amnistía Internacional, Rosario Llera, de 20 años, nos cuenta su experiencia en los talleres. Conversamos con ella sobre la campaña #QuéOnda –lanzada en enero por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Fundación AVÓN y la Asociación Civil Trama-, las desigualdades que persisten entre hombres y mujeres y las huellas que dejan en las relaciones jóvenes.

Por Sarah Babiker

COMUNICAR IGUALDAD:   ¿Consideras que en las relaciones de noviazgo de las personas jóvenes es recurrente encontrar situaciones de violencia?  ¿Crees que hay manifestaciones específicas de esta violencia entre las parejas jóvenes? 

Sí, en todas las relaciones y en todas las clases, porque capaz uno suele relacionar la violencia como algo que afecta a la clase más baja y justamente esas micro violencias se perciben en relaciones de toda clase y todo tipo. Es muy recurrente desde cosas chicas hasta cosas grandes, llegando a la violencia física. Respecto a las manifestaciones específicas, creo que en las redes sociales se ven las más importantes, es donde se empiezan a percibir esos pequeños hilos de la violencia. También que las redes sociales hacen que nosotros estemos más en contacto con gente, más habitualmente y más seguido, y eso capaz hace que las relaciones se tornen un poco obsesivas. Son muchos más los medios que tenemos y nos acaban preocupando, antes no estaba Facebook, no estaba Twitter, como que el rango de preocupación era mucho menor. Ahora todo es una preocupación…. que mi pareja no conozca a alguien en Facebook…  que no hable con él por celular…  y eso hace que todo se vuelva más tenso en una relación. Poco a poco son cosas que se van adhiriendo a las relaciones de ahora, eso es lo que nos afecta más a los jóvenes.

rosario

Y con todos los avances que ha habido a nivel legal, a nivel de concientización de la sociedad, ¿por qué crees que persiste la violencia entre las generaciones más jóvenes? 

Lo que pasa es que es una cuestión de fondo que está sin resolver. Obviamente las cuestiones de forma son las más fáciles de avanzar. Una ley contra la violencia de género la podés hacer pero es una cuestión de forma, lo importante es abarcar las cuestiones de fondo que vienen de una sociedad patriarcal de la que estamos intentando salir de a poco pero que aún se nota en el día a día, y bueno, los celos, las inseguridades. Las imposiciones que les hacen a los varones con la figura del macho y obviamente lo que esa figura implica, que hay alguien que es el sumiso y hay alguien que es el que manda en una relación, esas cuestiones son las que aún están por resolver.

¿Encontrás espacios para dialogar sobre estas cuestiones de fondo, en la escuela, entre tus pares, en asociaciones? 

No tanto como me gustaría. Encuentro lugar para tratarlo con la gente a quien le interesa el tema, a la gente a quien no le interesa no lo quiere hablar y le cuesta verlo, le cuesta percibirlo, en muchas conversaciones una queda como la loca que anda percibiendo cosas chiquitas y que capaz que es la exagerada. Una pequeña escena de celos es más grande para mí de lo que lo pueda percibir otra persona, tanto hombres como mujeres, porque tampoco es victimizar a la mujer y dejar al hombre como el malo, porque muchas veces somos las mujeres las que fomentamos esos micromachismos que son más difíciles de percibir. Y eso es lo más duro, que es difícil hablarlo con gente que no lo ve o no lo quiere ver.

¿Por qué hacer una campaña en las redes sociales? 

Porque es el medio donde se mueven los jóvenes. Están, yo creo que al menos una vez al día, conectándose en las redes y es la única manera de abordarles. Yo particularmente he convocado a hacer talleres y no me parece que tengan tanto alcance como la red social. Y aparte, capaz en la red social, mismo sin quererlo, ya están incorporando cosas. Capaz por leerlo en un hashtag, o posteado en Facebook, tal vez que lo incorporan sin voluntariamente ir a buscarlo. Para ir a un taller uno tiene que tener la intención de ir y participar del taller.

¿Cómo se llegó a la propuesta de tu equipo en el taller, “Hacer visible lo invisible”? 

Nosotros apuntamos a las situaciones del día a día que son justamente las más difíciles de percibir. Nos referimos también a situaciones en grupo porque cuando estás solo cuesta más darse cuenta, pero cuando uno está en grupo las cosas que no percibe uno capaz las percibe el otro, entonces nos planteamos situaciones hipotéticas donde por ejemplo una pareja está hablando y se preguntan: “¿Qué vas a hacer hoy?” “Voy a ir a bailar“¿Pero cómo que vas a ir a bailar?”. Entonces la gente no va y esas cosas son microviolencias difíciles de percibir. Y nosotros apuntamos a hacer visible lo invisible en el sentido de que no solamente tiene una connotación hacia la persona que está dentro de la relación sino a la que ve la relación, que puede percibir esas cosas. Cuando yo veo que a mi amiga el novio la está atormentando con mensajes de texto le puedo decir: “Mir, me parece que esto no está bien”; igual cuando uno percibe que el otro es el que está ejerciendo la violencia mandando mensajes de texto, podés decirle: “Mirá, me parece que es un exceso, capaz fijate en la relación que están teniendo, ¿a vos te gusta estar en esa posición,¿te gusta ser el obsesivo, el celoso?”.

Nota central: 

¿#QuéOnda con la violencia?

Post a Comment

*
* (will not be published)

Más Populares

VER MAS