¿Mi papá “ayuda” o “se ocupa” de las tareas de la casa?

Tres docentes de literatura de escuelas secundarias de diferentes lugares de la provincia de Buenos Aires reflexionan sobre la enseñanza de contenidos sobre educación sexual integral (ESI) en las aulas y las dificultades de implementación que encuentran.

COMUNICAR IGUALDAD-Tengo cierta ‘conciencia’ de la responsabilidad de dar cuestiones vinculadas con educación sexual desde hace unos diez años destacadodocentes1–señala Helen Turpaud, docente de escuelas media y escuelas “de periferia” en Bahía Blanca-. Y en general he tenido problemas para aplicar o incorporar nociones vinculadas con el tema. No es tanto la cuestión de ‘dar’ puntualmente un tema, sino con la perspectiva. En 2011 estaba compartiendo las clases con la profesora de Naturales, como parte de la materia Estrategias del Aprendizaje, que dicto además de Literatura. Ella les dio el tema de sexuación del feto, en tercer año, e incluso habló de ‘patologías’ de ‘indefinición’ y ‘hermafroditismo’. Entonces me pareció que lo mejor era hablar de intersexualidad, y lo abordé en la clase siguiente desde la idea de ‘paradigmas científicos’ y cómo la medicina aborda la clasificación de los sexos, incluso comenté algo del activismo de Mauro Cabral. Fue una clase que estuve sola, ella había faltado. Es un colegio con un alumnado de un alto desempeño, o sea que se dio un diálogo interesante y fructífero. Sin embargo, en la siguiente clase se presentaron en el aula la profesora de Naturales -con un tono totalmente desautorizante de lo que habíamos hablado la clase anterior- y la vicedirectora de la Escuela -con una actitud totalmente intimidante y sin explicarme absolutamente nada ni mediar palabra conmigo-. Era una clara muestra de poder para que yo no hablara del tema.

La situación evidencia dificultades similares a la atravesada semanas atrás por la docente de San Luis Romina García Hermelo en su provincia y por la cual fue suspendida por el Ministerio de Educación provincial –luego reincorporada- y enfrenta una denuncia penal de la misma madre que inició la queja en el establecimiento escolar y que a la vez es también docente del establecimiento.

La situación que tuvo que atravesar la docente Romina García Hermelo resulta fuera de contexto en un país que sancionó una Ley de Matrimonio Igualitario, de Identidad de Género y de Educación Sexual Integral –señala Alejandra Chaher, también docente de Literatura de escuelas secundarias en el partido de San Martín, en el conurbano bonaerense-. La homosexualidad, el uso de drogas, los dos temas que irritaron tanto al conjunto de padres que denunció la lectura, son parte de la realidad que vivimos todos los días, y que debe ingresar al espacio áulico como lugar por excelencia para trabajar inquietudes, búsqueda de información, debates, etc. Lo sucedido también es consecuencia de impulsar con cierta tibieza la Ley de Educación Sexual Integral, que a siete años de su sanción sigue siendo un tabú en muchas provincias.”

docentes2Somos muchas y muchos docentes que nos capacitamos en Argentina para poder educar en la diversidad con el objetivo de construir junto con nuestros estudiantes los conocimientos, valorando principalmente el posicionamiento crítico –enfatiza Chaher-. Que la fiscal que intervino en el caso de García Hermelo mencione que es necesaria la educación en valores para adolescentes porque ‘el niño no sabe lo que es bueno y lo que es malo, por eso, llegan a esas perturbaciones de tendencia o conducta desviada’ nos habla de la incapacidad profesional de algunas personas que no logran aceptar un nuevo paradigma social y cultural. Esa misma fiscal pide que el Ministerio de Educación especifique si el libro que dio García Hermelo está avalado para ser utilizado para el dictado de clases, con lo cual desconoce que las y los docentes de Literatura no tenemos ‘libros avalados’ porque vivimos en democracia y no existen obras prohibidas o censuradas.”

Sobre opciones para debatir la ESI a partir de textos literarios, señala Turpaud: “Diría que trato de abordar el tema desde las prácticas cotidianas que son generalmente resistidas y desde los contenidos. Como negarme a que me pidan ‘dos varones para correr una silla’, ante lo cual digo ‘que vayan dos personas’; esas pequeñas prácticas ya reciben una gran resistencia. Y también  trato de encarar en determinados textos cuestiones que ponen en tensión las ideas generales sobre la división de los géneros. Por ejemplo, doy mitos hablando de Pandora y Eva y comentando la dificultad de desarmar la idea de que las mujeres son inferiores. También un año di el Diario de Adán y Eva de Mark Twain, un texto muy interesante en muchos sentidos pero que presenta a varones y mujeres de forma terriblemente estereotipada”.

Flavia Mameli, docente de Literatura en la ciudad de Mercedes, provincia de Buenos Aires, relata sobre su propia experiencia de abordaje de la ESI a docentes3través de la ficción: “La literatura ofrece un campo muy rico a explorar, por ejemplo el teatro de García Lorca, la poesía de Julio Cortázar, Oliverio Girondo y Sor Juana Inés de la Cruz; y cuentos como ‘Patrón’, de Abelardo Castillo; también pueden surgir ideas muy interesantes a partir del trabajo intertextual con films como XXY, de Lucía Puenzo. Pero además, temas como diversidad sexual y violencia de género, entre otros que han sido censurados durante muchos años en las aulas, pueden trabajarse a través de proyectos de investigación grupal, que incluyan monitoreo de coberturas de medios de comunicación, entrevistas a especialistas, análisis semióticos sobre discursos publicitarios y narrativas de programas televisivos realistas o ficcionales. Sobre todo, me parece importante apostar a la pregunta como herramienta pedagógica, indagar sobre roles estereotipados y violencias naturalizadas; por ejemplo, desde la gramática y el uso de pronombres: “Mi papá: ¿’le’ ayuda a mi mamá con las cosas de la casa? ¿O mi papá se ocupa de tales tareas en casa?”.

Notas relacionadas:

“Al Ministerio de Educación de San Luis no le interesa dar educación sexual con ningún libro”

Es mejor hablar que vivir toda la adolescencia con vergüenza”

 

Post a Comment

*
* (will not be published)

Más Populares

VER MAS