“La participación de mujeres en proyectos tecnológicos es urgente y necesaria”

Según un informe de la CEPAL, los varones siguen siendo los principales estudiantes de Ingeniería y representan más del 75% del universo de desarrolladoras/es de sistemas de software. Las mujeres además perciben salarios inferiores hasta en un 20%. Lila Pagola -especialista en TICS y género- señala que es urgente la participación de las mujeres en proyectos tecnológicos ya que las TICS, que son una herramienta fundamental para el empoderamiento, necesitan verse enriquececidas con miradas plurales.

Por Belén Spinetta

destnotaimplementadorasCOMUNICAR IGUALDAD- El documento “Las mujeres y las tecnologías de la información y las comunicaciones en la economía y el trabajo”, preparado por la División de Desarrollo Productivo y Empresarial de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), indaga en un aspecto interesante que no tiene que ver con el uso de las tecnologías, sino con la participación de las mujeres en la investigación y desarrollo de las mismas. Las autoras de este informe -Dafne Sabanes Plou, Patricia Peña Maria y Goñi Mazzitelli (consultoras del programa de apoyo a las Redes de Mujeres de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones)- señalaron, entre otras cosas, que en 2012, en las carreras de Ingeniería de Argentina, continuaban siendo mayoría los varones. “En la Universidad Tecnológica Nacional, con 24 facultades regionales y 5 centros de enseñanza técnica en todo el país a donde asisten 70 mil alumnos, sólo el 20% de las matriculadas son mujeres. Y lo mismo ocurre en las universidades privadas. El Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), reconocido por el alto nivel de sus profesionales, de 1.650 alumnos, el 82% pertenece al sexo masculino, afirma el informe.

A la vez, hacen referencia a un monitoreo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social que constata que en las empresas de desarrollo de software hay una inserción laboral inequitativa de mujeres: ocupan el 49% de los puestos de implementadotes/as, trabajo de testeo e ingreso de datos; el 24% de los cargos de desarrolladores/as; y son el 16% del soporte técnico a clientes/as.

Enfatizan además que la brecha salarial de género en detrimento de las mujeres también es una constante: las profesionales reciben un salario 20% menor al de sus pares varones y las técnicas ganan un 8% menos que los técnicos en un puesto similar.

Lila Pagola, docente e Investigadora en el tema de la Universidad Nacional de Villa María, señaló a COMUNICAR IGUALDAD que las mujeres somos severa minoría si dentro de los vínculos con la tecnología nos enfocamos en la creación de herramientas, o incluso en la producción de contenidos. “Eso se verifica tanto en los proyectos comerciales, diseñados para ciertos usos que podríamos vincular a unos intereses determinados, como en aquellos de origen y control comunitario como el software libre (menos del 2% de desarrolladoras) o Wikipedia (menos del 10% de editoras que se asumen como mujeres)”, reseña.

Explica también que ninguno de estos proyectos está fuera de las dinámicas generales que predominan socialmente y que desalientan la auto-confianza en las mujeres, o el desarrollo de habilidades para la argumentación y defensa de una posición, incluidas aquellas que desafían las propias bases epistemológicas del androcentrismo. Concluye:La participación activa de las mujeres en los proyectos colectivos es urgente y necesaria, porque la mediación tecnológica de dichos proyectos les ha permitido superar las limitaciones de crecimiento propias del mundo material (costo, acceso) y desde ellos tenemos posibilidades extraordinarias para transformar activamente el mundo que habitamos, y ese es un cambio que se enriquece con la visión de las mujeres”.

Notas relacionadas:

Nuevas tecnologías: nuevas violencias y enormes opciones.

“No se toman en serio las denuncias de las mujeres”

 

 

Post a Comment

*
* (will not be published)