“En Argentina falta la decisión política de legalizar el aborto”

Leticia Bonifaz Alfonso tuvo a cargo la defensa ante la Suprema Corte de Justicia de su país de la legislación que despenalizó el aborto en el Distrito Federal en el año 2007. De visita en Argentina para la apertura de la muestra Derecho a Decidir. Aborto legal en la Ciudad de México: un modelo para la región, explicó las claves del proceso mexicano: apoyo social, traducción jurídica y decisión política. “Me parece que esta decisión política es la que hay que empujar más en Argentina” enfatizó. 

letizia1Por Chiara Boschiero

COMUNICAR IGUALDAD– La ley que despenalizó el aborto en Ciudad de México fue aprobada el 24 de abril de 2007 por 49 legisladores y legisladoras, el 70% de los integrantes de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Sin embargo, unos meses después fueron presentados dos recursos de anticonstitucionalidad a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que discutió durante 1 año los pormenores de la ley, incluyendo a personas expertas y activistas de la sociedad civil y emitió una resolución histórica en agosto de 2008 que sentó jurisprudencia, pues 8 de los 11 ministros votaron a favor de la constitucionalidad de la ley.

Este logro fue posible gracias a una serie de factores que se dieron en un momento políticamente oportuno: un movimiento social sólido, una voluntad política firme, una sociedad informada, medios de comunicación sensibilizados y el apoyo decidido de las autoridades gubernamentales. Para entender mejor las dinámicas del proceso de cambio social y político que llevó a un logro tan importante en términos de derechos humanos en Ciudad de México, entrevistamos a Leticia Bonifaz Alfonso, que tuvo a cargo la defensa ante la Suprema Corte de Justicia de su país de la legislación que despenalizó el aborto en el Distrito Federal.

¿Cuáles fueron las condiciones que llevaron el debate sobre la despenalización del aborto adentro de la agenda pública del Gobierno de la Ciudad de México?

-Fue un proceso que tuvo que ver con el cambio de gobierno, porque llegó al poder un hombre liberal ( Marcelo Ebrand ) que ya tenía un compromiso con las agrupaciones feministas y él mismo les pidió sensibilizar a los diputados para generar las condiciones políticas necesarias. En el momento que las agrupaciones de mujeres vieron que las condiciones eran idóneas, el jefe de gobierno decidió que la iniciativa del proyecto de ley se iba a presentar y apoyar. En poco tiempo la ley fue aprobada. Lo que fue más difícil fue la defensa ante la Corte Suprema, porqué vino una acción de inconstitucionalidad promovida curiosamente por la Comisión Nacional por los Derechos Humanos, que en ese momento estaba a cargo de un hombre muy conservador del Opus Dei. 

¿Cual fueron las premisas de su defensa ante la Suprema Corte de Justicia de su país de la legislación que despenalizó el aborto en el Distrito Federal? 

La Ciudad de México es un ambiente de grandes desigualdades sociales, por eso las mujeres más desprotegidas, las que no tenían acceso a una interrupción del embarazo en condiciones óptimas de seguridad eran las mujeres de clases bajas. Nuestra premisa fue el derecho a decidir, porque normalmente una mujer que quiere ser madre hace todo lo que implica desde el punto de vista físico y económico. De la misma forma, una mujer que no quiere ser madre también hace todo para no serlo. Por eso en la campaña evidenciamos que se trata de una decisión autónoma de la mujer, una decisión que le toca a la mujer, no al Estado, no a los padres, no a la sociedad.

¿Cuál fue el rol de los medios de comunicación mexicanos en todo este proceso? letizia2

México tiene dos cadenas de televisión muy fuertes y las dos afortunadamente no tomaron partido ni a favor ni en contra de la ley. Tuvimos mucha presencia en cuanto a entrevistas y debates, pero nunca fueron tratadas de forma tendenciosas por los medios. Fueron muy respetuosos y esto se debe a que en la opinión pública la despenalización social del aborto ya estaba en marcha antes que se aprobara la despenalización jurídica. La aproximación a la problemática fue desde la perspectiva de la justicia social, de salud pública y de democracia. Este proceso fue favorecido por la separación entre Iglesia y Estado, que existe en México desde el 1859. Además, a causa de los escándalos recientes de molestias sexuales por mano de curas, la Iglesia no estaba en la mejor posición para opinar en los medios.

¿Una vez aprobada, como se llevó adelante la implementación de la ley? 

Desde que se logró despenalizar jurídicamente el aborto, se decidió también reformar la ley general de salud y organizar la capacitación para los médicos. Como hablamos de derecho a decidir, se permitió la objeción de conciencia por parte de los médicos. No sabíamos cuántas mujeres se iban a acercar para interrumpir sus embarazos. Entonces, cuando se supo el número de los médicos objetores, se organizó una redistribución de médicos en los hospitales para que los hospitales que iban a tener mayor demanda, por ser ubicados en las zonas más pobres de la ciudad, siempre tuvieran disponibilidad de médicos. Además, al principio se pensó que el aborto se iba a practicar más con un proceso quirúrgico, pero ahora la mayoría se practica con medicamentos. En ese entonces había que preparar a los médicos para que el nuevo programa de salud sexual y reproductiva funcionara muy bien en la práctica, no solo en el papel. Por suerte no hubo particular resistencia por parte de la sociedad. La ley de despenalización del aborto en 2007 abrió el camino a la conquista de otros derechos de género en la Ciudad de México, como el matrimonio entre personas del mismo sexo, la reasignación sexo-genérica en el acta de nacimiento para los transexuales, etc.  Los cambios culturales ya estaban, faltaba solo que el derecho los reconociera. Los elementos claves del éxito de la experiencia mexicana fueron: el apoyo social, la traducción jurídica y la decisión política. Me parece que esta decisión política es la que hay que empujar más en Argentina.  

Notas relacionadas:

Otra exposición para seguir debatiendo sobre el aborto

El dato detrás del mito

 

3 Comentarios

  1. Mario:

    Todo el mundo ya conoce que el feminismo no es mas que una ideología supremasista y despótica que busca quitar a los hombres sus legítimos derechos y libertades , pero cuyas miembras son apenas unas oportunistas que militan en sus ONGs que son subvencionadas por el Estado matriarcal con muy jugosas subvenciones. Mientras hoy en día los hombres viven en una civilización completamente ginocentrica, matriarcal y misandrica y donde el principal opresor de los hombres es el propio Estado matriarcal que utilizando la ideología feminista los esta dejando sin derechos y libertades.

    Y en este contexto de injusticia, despotismo y opresión esta surgiendo el Varonismo, un movimiento de raíces libertarias y de alcance global que tiene por objetivo acabar rotundamente con todas formas que oprimen a los hombres y devolverles sus legítimos derechos y libertades que el Estado matriarcal les ha quitado. Un articulo completo sobre que es el Varonismo:

    http://larebeliondelvaron.blogspot.com.ar/2013/09/el-varonismo-quienes-somos-porque.html

  2. Victoria:

    Qué manera más baja e ingenua de pretender publicitar un blog. Ni siquiera vale la pena refutar tantas falacias.

    • Mario:

      Léalo lo que he publicado en el blog, y si algo te parece que es una falacia, pues nombra lo punto por punto. Aunque se que no lo harás ya que sabes muy bien que es verdad. Las feministas son muy astutas y tiene la plena conciencia de sus mentiras y falacias. Toda su ideología supremasista y a la vez victimista esta sustentada en mentiras y no resiste ni el menor análisis.

Post a Comment

*
* (will not be published)

Más Populares

VER MAS