Las tareas de cuidado limitan los salarios de las mujeres

El Centro de Estudios Mujeres y Trabajo de la Argentina (Cemyt) integrado a la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), acaba de publicar el informe Inequidades laborales. Las brechas de género en el trabajo y en los salarios -coordinado por Estela Diaz y cuya investigación estuvo a cargo de Nora Goren- en el que un hallazgo importante fue que las mujeres no perciben los mismos salarios que los varones porque debido a sus responsabilidades como cuidadoras no pueden acceder al mismo tipo de empleo. Según las autoras, debemos comenzar a pensar en reclamar salarios iguales por trabajos de igual valor, en lugar de salarios iguales por el mismo trabajo. Reproducimos a continuación las reflexiones finales y la posibilidad de descargar el informe.  

COMUNICAR IGUALDAD- Este trabajo busca brindar herramientas para pensar en políticas que promuevan la igualdad entre mujeres y varones, dando cuenta de quiénes son las mujeres que salen y no salen al mercado de trabajo, cuáles son los factores que inhiben y/o habilitan su participación.

El nivel de instrucción alcanzado, las responsabilidades familiares, el cuidado de adultos mayores condicionan y/o inhiben la participación de las mujeres. También la forma que la misma asume, los tipos de trabajo a los que pueden acceder y el ingreso por ellos percibidos, son variables que de manera conjunta y sinérgica se debe considerar a la hora de evaluar la presencia femenina en el trabajo remunerado. Las mujeres de menores
recursos y menores niveles de instrucción ingresan al mercado de trabajo en ocupaciones donde perciben menores retribuciones que sus pares varones.

Las mujeres no perciben el mismo salario, sobre todo porque no ocupan los mismos empleos que los varones, lo que puede ser explicado por la segregación ocupacional tanto vertical como horizontal. Mujeres y varones no hacen los mismos trabajos, ni en la casa ni fuera de ella, así como tampoco trabajan la misma cantidad de horas en el trabajo remunerado. De ahí la importancia de no reclamar salarios iguales por el mismo trabajo sino salarios iguales por trabajos de igual valor.

En trabajos anteriores hemos aportado una serie de iniciativas orientadas a generar políticas, reformas legislativas y acuerdos tripartitos, para enfrentar estas desigualdades. Sabemos del componente estructural y estructurante de la división social y sexual del trabajo, pero también existen experiencias que han logrado reducir significativamente las asimetrías presentes. No habrá cambios significativos en la histórica desigualdad en el mundo laboral, sin abordar políticas activas para su reducción.

 INFORME COMPLETO

 

1 Comentario

  1. Es un problema real, ya que generalmente las mujeres son empleadas para trabajos manuales, cuidar niños, etc, y son trabajos poco remunerados, si estudian alguna carrera pueden tener mejores sueldos. Buen Trabajo
    Gracias,

Post a Comment

*
* (will not be published)

Más Populares

VER MAS